Usted es el Visitante Numero: 2481472  
Menu
Busca Email de amigos
Registro de Usuario

Nosotros
Quienes Somos
Presentación
Entrevistas
César Sanchez
Manuel Breña
Cesar Yauri - PIntor
Poesias
Esplendor huancavelicano
Cuentos
La Dama y el Viajero
La mina de la muerte
Los amantes condenados
El condenado
El condenado en la carretera
El encanto de Manuel a Maria
La Maldicion
Oyoccoy
La Sirena Encantada
El Eficaz Tuku
Aya samachina
Wachaq Puquio
Los gentiles (mito)
No necesitamos otro Heroe.
No necistamos otro héroe.
Musicos y Compositores
Galeria
Porfirio Gonzales - Wayanay
Hermanitas Sanchez
Paulino Torres Torres.
Deporte
UDA tradición
Musica Tradicional
Chachaschay: Cantos de Vida
Caso Wayanay: Los Chopccas
Trencito Macho Flor Pucarina
Huancavelica-Trio Amanecer
Trio Huancavelica
Danzante de Tijeras
Toril : Wayanay
Hermanitas Sanchez
Rosaschay: Corazon Chopcca.
Huancavelica - Notas Andinas
Lasta Paracha Corazon Chopcca
Yutuschay - Cantos de Vida
Sila Sila Wayta Cantos de Vida
Ensayos
Caso Huayanay
Festividades Religiosas
Niño Callaocarpino
Libros y Publicaciones
Temas de Huancavelica
Escritores
Manuel Scorza
Antonio Muñoz Monge
Pintura
Daniel Hernández Morillo
César Yauri Huanay
Personajes Ilustres
Arturo Ruiz Estrada
Orestes Castellares Camac
Himnos
Al Dpto. de Huancavelica
Canto a Pilchaca


Publicidad

 

chiwillito negro hermanos escobar

Huancavelica en reportaje

El encanto de Manuel a Maria
El encanto de Manuel a Maria

EL ENCANTO DE MANUEL A MARíA : LEYENDA

En el Centro Poblado Menor de Pucaccocha, perteneciente al Distrito de Acoria, Provincia y Departamento de Huancavelica, sucedió una de las tragedias más tristes en el año de 1941.

En Pucaccocha vivía una familia muy pobre que era odiada por los pobladores debido a que no eran de la comunidad sino de Huancayo. Alquilaron un cuarto al señor Gregorio Solano, hombre viudo con un solo hijo llamado Valentín, sintió lastima por el señor Aurelio y su esposa Elena, padres de María.

El señor Aurelio y su familia estaban agradecidos por la gentileza del señor Gregorio. Pasaron cuatro meses y dicha familia quiso comprar un lugar para construir su hogar. Su esposa le decía: ¿Por qué no compras siquiera un terreno? No sirves para nada, sino sácanos a otro lugar más tranquilo porque ya estoy cansada de ver el rostro de estas personas. La señora Elena presionaba mucho a su esposo y empezó a llorar abrazándose a su única hija diciendo: ¿Por qué mi familia tiene que sufrir? ¡Dios mío, por qué me tiene que pasar esto!

- Me arrepiento de haber venido a este odioso pueblo de Huancayo, pero no podemos irnos porque no tenemos dinero, no tengo nada - decía el señor Aurelio.

En este momento entró al cuarto el señor Gregorio y le dijo:

- No tienes que sufrir Aurelio, al contrario. Tengo una oferta para ti.

El señor Gregorio había conseguido trabajo a María para que pueda pastar ganado cerca de la laguna Azul Qucha, pero ella no estaba acostumbrada. Ella aceptó el trabajo aunque su padre no quería porque ella era aún pequeña. María empezó a llorar y dijo: No te preocupes padre querido, yo ya estoy grandecita y puedo trabajar en cualquier cosa. No quiero que te presione mi madre, ya no tenemos ni para comer, no tenemos nada ni siquiera nuestro hogar. Todo lo que hemos traído ya esta acabándose, papá. María le dijo al señor Gregorio: ¡Acepto! ¡Trabajaré, en lo que me diga! Porque usted es el único que siente amor por nosotros ¡pero que pena! Pensé que iba a estar mejor que nunca y no me faltaría nada aquí en Pucaccocha, pero qué pena, me equivoqué.

María sale el primer día a pastar ganado cerca de la laguna. Diariamente de 8 de la mañana hasta las 5 y media o 6 de la tarde, pagándole al mes la suma de 5 céntimos. Ella ya había cumplido un mes de pastar y con el dinero compraron un terreno para su casa. Luego construyeron una casita de adobe en un morrito cerca de la laguna. Ella seguía pastando mientras sus padres iban a cosechar papa, cebada, olluco, etc., del terreno de sus vecinos.

Un día viernes ella estaba muy cansada y pensaba en la muerte cuando en ese momento se apareció un joven de cabellos castaños y ojos azules. Él le preguntó: ¿Por qué quieres morir? Niña tonta, eres muy linda, muy linda. Mi nombre es Manuel para servirle. Ella le contestó: Mi nombre es María y tengo 16 años, yo quiero morir porque no tengo nada, ni siquiera para comer, mi vida no es vida.Manuel le dijo que confíe en él y que no tenga miedo, además le pide que regrese al día siguiente. Ella acepta y mientras estaba reuniendo sus animales para regresar, él desapareció. Cuando llegó a su casa le contó a su padre lo que había pasado. Su padre le aconsejó hacerle preguntas sobre el lugar de dónde era y dónde vivía. La madre aparece en estos momento y pregunta sobre lo que ha sucedido. María tranquiliza a su madre.

Al día siguiente cuando va a pastar, Manuel no apareció y cerca del mediodía mientras comía su almuerzo escuchó un sonido parecido a un relámpago. Ella mira hacia la laguna y ve que una nube emerge del mismo centro. Ella se asustó y vio que su ganado empezó a esparcirse, luego de reunirlo la nube había desaparecido. Estaba pensativa sobre esto cuando apareció Manuel y le dijo: Hola mi querida María, me parece que estás asustada porque te ves pálida.

Ella le hace preguntas sobre su familia y sobre dónde vive, pero él le dice que no tiene a nadie, sólo a ella en quien confía. Le pide matrimonio pero le dice que nadie debe saberlo hasta un mes después, ella acepta.

Cuando llegó a su casa sus padres le hicieron preguntas sobre su amigo pero ella no respondió. Más tarde los padres conversaban sobre el lugar donde ella pastaba, era un sitio malo y no querían que su hija vaya nuevamente.

Por la mañana ella partió alegremente a trabajar. Su padre habló con el señor Gregorio para que su hija no vaya a pastar y se dedique a estudiar pero él reaccionó muy molesto. Cuando María se encontraba pastando su ganado Manuel aparece con una nube y un poco de lluvia. Ella pensando que él se iba a ahogar en la laguna se arroja hacia el fondo. Manuel la llama y con la nube se la lleva hacia el fondo.

Los dueños de los ganados van a la casa de María a reclamarle la tardanza, como ella no estaba sus padres se preocuparon y salieron a buscarla por todos lados. Pensaron que había viajado sola debido a que esta cansada de todo. En ese momento apareció el hijo del señor Gregorio: Valentín, quien muy triste les dijo que su hija no iba a regresar nunca porque la laguna de Azul Qucha la había encantado y se la había llevado.

Los padres de María lloraron por su hija, maldijeron al pueblo que tan mal los trató y se despidieron con agradecimiento del señor Gregorio. Se fueron de Pucaccocha para siempre.

RECOPILADOR

Liliana Quispe Enriquez.

Huancavelicaperu.com

 

Comentarios: Total de Comentario:

Historia
Geografia
Zonas Turísticas
De Colección
Pobreza
Huancavelica Hoy
Comunidades Campesinas
Cine

Escribe tus Saludos
Publicidad



huancavelicaperu.com es el primer y mas completo portal del departamento de Huancavelica Peru
Copyright © 2006 INTERNEXUS PERU
Se publica oficialmente desde 01-03-2007


El encanto de Manuel a Maria - Huancavelica Peru