Usted es el Visitante Numero: 2481393  
Menu
Busca Email de amigos
Registro de Usuario

Nosotros
Quienes Somos
Presentación
Entrevistas
César Sanchez
Manuel Breña
Cesar Yauri - PIntor
Poesias
Esplendor huancavelicano
Cuentos
La Dama y el Viajero
La mina de la muerte
Los amantes condenados
El condenado
El condenado en la carretera
El encanto de Manuel a Maria
La Maldicion
Oyoccoy
La Sirena Encantada
El Eficaz Tuku
Aya samachina
Wachaq Puquio
Los gentiles (mito)
No necesitamos otro Heroe.
No necistamos otro héroe.
Musicos y Compositores
Galeria
Porfirio Gonzales - Wayanay
Hermanitas Sanchez
Paulino Torres Torres.
Deporte
UDA tradición
Musica Tradicional
Chachaschay: Cantos de Vida
Caso Wayanay: Los Chopccas
Trencito Macho Flor Pucarina
Huancavelica-Trio Amanecer
Trio Huancavelica
Danzante de Tijeras
Toril : Wayanay
Hermanitas Sanchez
Rosaschay: Corazon Chopcca.
Huancavelica - Notas Andinas
Lasta Paracha Corazon Chopcca
Yutuschay - Cantos de Vida
Sila Sila Wayta Cantos de Vida
Ensayos
Caso Huayanay
Festividades Religiosas
Niño Callaocarpino
Libros y Publicaciones
Temas de Huancavelica
Escritores
Manuel Scorza
Antonio Muñoz Monge
Pintura
Daniel Hernández Morillo
César Yauri Huanay
Personajes Ilustres
Arturo Ruiz Estrada
Orestes Castellares Camac
Himnos
Al Dpto. de Huancavelica
Canto a Pilchaca


Publicidad

 

chiwillito negro hermanos escobar

Huancavelica en reportaje

El condenado
El condenado

Un arriero que traía de Ayacucho cuatro cargas de plata a lomo de mulos, por encargo de su patrón, se alojó en las inmediaciones de Izcuchaca (Huancavelica), en un lugar denominado “Molino” de propiedad del señor David, quien tenía su cuidador; éste muy de madrugada, mientras el arriero cargaba el cuarto mulo, hizo desviar una carga y arrojó solo al animal.

Mientras el cuidador se repartía el dinero con el propietario del sitio, el arriero desesperado con su desventura a cuestas, puesto que, para reparar la pérdida tenía que trabajar el resto de su vida y tal vez hasta sus descendientes, impetraba de rodillas a los causantes quienes por la codicia del dinero tornándose indolentes y sordos al clamor el pobre indio cuyas inocentes lágrimas llegaron hasta el cielo en procura de la justicia divina.

Al poco tiempo murió el cuidador del “molino”, su mujer y su hijo. Aquel por ser el culpable directo se condeno, es decir, arrojado “alma y cuerpo” de la vida ultraterrena, debía refugiarse por entre los montes tomando la forma de un animal con cabeza humana gritando de vez en vez: David devuelve la plata… Inclusive creen que por causa del humo don David, dueño del molino, que aún vive, sufrió de parálisis en sus piernas.
Algunos indios astutos aprovechan de esta superstición del “condenado” para llevarse, en época de cosecha, un poco de cereales de las eras.

Recogida y aumentada. Estampas Huancavelicanas.

Comentarios: Total de Comentario:

Historia
Geografia
Zonas Turísticas
De Colección
Pobreza
Huancavelica Hoy
Comunidades Campesinas
Cine

Escribe tus Saludos
Publicidad



huancavelicaperu.com es el primer y mas completo portal del departamento de Huancavelica Peru
Copyright © 2006 INTERNEXUS PERU
Se publica oficialmente desde 01-03-2007


El condenado - Huancavelica Peru