Paulino Torres Torres

Paulino Torres Torres, afamado compositor tayacajino, trabajó durante años como profesor primario en lejanas comunidades. Por los años de 1970 enseñaba en el NEC 28 del distrito de Salcabamba, cuando le tocó, como el resto de profesores, el turno de llevar documentación pertinente, hasta la capital del departamento, la ciudad de Huancavelica. Después de caminar durante horas por Rocchac, Potrero, Matibamba y otros caseríos, se embarcó en un vehículo hasta la ciudad de Huancayo, para luego tomar el vagón rápido a Huancavelica.

Llegó a la Estación cuando los pasajes se habían agotado. Solo le quedaba tomar el tren macho “que salía cuando quería y llegaba cuando podía” Paulino estaba apurado. El viaje duró mas de nueve horas. En ese largo tiempo, escuchando el movimiento de la vieja máquina del tren, fue tarareando al compás del silencio y el traqueteo pensando en su destino: “trencito macho huancavelicano” Es así como nace este huayno cantado como nadie lo podido hacer, por Leonor Chávez Rojas “Flor Pucarina”.

Aquí la letra de este legendario huayno:

Trencito macho huancavelicano
pituchayquita tocaycapullahuay
porque ya me voy a tierras extrañas
llevando el quipe de mis esperanzas

Huancavelica tierra del mercurio
despedillahuay taita dios sutimpi
a donde vaya no podré olvidarte
en mi corazón estarás presente

Fuga:
Jampas sutipi trabajamullasaq
causaspalla cutimullasaqmi
trencito macho en caso me dejes
tendré que partir por la carretera

Adios nillahuay Villa de Oropesa
kay sonqollaypi siempre llullasqaiqui
ripucuchkani, pasaqcuchcan nimñan
kay tren machuwan tajraj tajraj nispa

El llamado Tren Macho de Huancavelica, se empezó a construir en el año de 1915 por la compañía American Bridge, cuyo destino proyectado era la ciudad de Ayacucho.

En plena construcción del ferrocarril, el abogado huancavelicano Celestino Manchego Muñoz inició una dura batalla en el parlamento con el fin de convencer al gobierno de aquella época, que era mas importante, transportar minerales como el oro, plata, cobre, plomo, zinc, cinabrio, etc. para enriquecer al país que algunos frutillos de Ayacucho como lúcuma, tunas, pacaes, paltas, etc.

Su gestión tuvo eco de los gobernantes y la línea férrea cambió de rumbo hacia la “Villa Rica de Oropesa”.

Tiene un recorrido de 128 kilómetros entre Huancayo y Huancavelica pasando por pintorescos lugares. En su ruta de viaje podemos apreciar bruscos cambios de paisajes por quebradas y hondonadas, pasando por puentes y hermosos pueblitos como: Huayucachi, Acostambo, Tambillo, Izcuchaca, La Mejorada, Acoria, Yauli etc. Igualmente traspone 38 túneles. En sus inicios hubieron muchos deslizamientos de tierras por lo que dificultaba el cumplimiento de un horario. Por esta razón se decía que el tren macho “sale cuando quiere y llega cuando puede”.

Artículo de Antonio Muñoz Monge, publicado en la revista “Festival”, julio de 2005.

Aqui una version de la famosa canción Trencito Macho, cantado por Estrellita de Huayllay.

AbogadosPerú
Ingrese a abogadosperu.com si necesita un abogado.